Angola, 2013. Fotografía de Bruno Abarca